Medicamentos para la Candidiasis Vaginal, Cutánea y Bucal

Desactivado Por Elianys Perez
Por favor comparte el artículo

Cándida albicans es el término científico de un tipo de hongos o levaduras. Es un hongo que habita en casi cualquier lugar, inclusive dentro del organismo, en zonas como la cavidad bucal, en el tracto digestivo o en la vagina.

Generalmente, el sistema inmune mantiene a los hongos y levaduras controlados. Si el paciente se encuentra enfermo o está bajo prescripción de antibióticos, las levaduras pueden reproducirse y ocasionar una infección.

Los medicamentos para la candidiasis, o mejor conocidos como antimicóticos, son de gran ayuda para combatir las infecciones ocasionadas por cándida en la mayor parte de los pacientes.

Si deseas curar rápidamente la infección por candida albicans u otro hongo en tu cuerpo, Haz Click Aquí y conocerás el método exacto que te aseguro hará que tus malestares como ardor, picazón, flujo vaginal u otro síntoma que presentes sea cosa del pasado en muy poco tiempo.

Si el paciente tiene un sistema inmune muy débil, el tratamiento puede llegar a complicarse un poco más. Dependiendo de la zona donde esta levadura ha ocasionado una infección, puede variar el tratamiento para tratarla.

Medicamentos para los Diferentes Tipos de Candidiasis

farmacos para candidiasis

  • Candidiasis Vaginal

Existe una amplia variedad de medicamentos antimicóticos para tratar la candidiasis vaginal. La paciente puede elegir entre un tratamiento tópico, intravaginal localizado, puede ser en crema, comprimidos vaginales, óvulos, tratamientos de una sola dosis o un tratamiento prolongado de varios días.

Por lo general es recomendable la utilización de antimicóticos de compuestos azólicos (clotrimazol, miconazol, tioconazol, terconazol, butoconazol), que funcionan bastante bien en nueve de cada diez pacientes tratadas.

Una desventaja de estos fármacos es que su composición hace que se debiliten los condones de látex y los diafragmas, facilitando así. Por lo tanto, lo más recomendable es no mantener relaciones sexuales mientras se estés bajo tratamiento, o utilizar medicamentos con otra composición, siempre y cuando se consulte antes con el médico o algún farmacéutico.

No se recomiendan los medicamentos que son vendidos sin prescripción que contengan antihistamínicos o anestesia local, ya que solo ocultan los síntomas pero no tratan la infección.

Es muy probable que las pacientes que tienden a desarrollar infecciones o candidiasis vaginal muy frecuentemente o de manera crónica requieran tratamientos por un prolongado período de tiempo, combinando fármacos de uso tópico y de uso oral.

Recientemente se han introducido al mercado medicamentos antimicóticos orales, funcionan bastante bien en el tratamiento de estas infecciones, pero pueden llegar a ocasionar efectos secundarios, estar contraindicados en algunas condiciones como el embarazo, o intervenir en el funcionamiento de otros medicamentos, como los anticonceptivos.

  • Candidiasis Cutánea

Es importante mantener una buena higiene y cuidar de la salud general para tratar la candidiasis cutánea. Mantener la piel seca y exponerse al aire libre sirve de gran ayuda. Los talcos absorbentes son de gran utilidad para la prevención de infecciones ocasionadas por esta levadura.

Si el paciente tiene sobrepeso, perder peso sirve de gran ayuda. La regulación del azúcar en sangre funciona de mucha ayuda en aquellos pacientes que sufren de diabetes. Se pueden emplear pomadas o cremas antifúngicas cutáneas para el tratamiento de la candidiasis de la piel.

  • Candidiasis Bucal

La candidiasis bucal es bastante común en lactantes. En la mayoría de los pacientes, esta infección puede llegar a desaparecer sin necesidad de tratamiento médico en el lapso de una o un par de semanas, pero es probable que el médico prescriba un medicamento o solución antimicótica.

Dependiendo de la edad del paciente, posiblemente el médico recomiende incluir al tratamiento yogurt con Lactobacillus. El Lactobacillus es una bacteria que sirve de gran utilidad para combatir los hongos y levaduras en la cavidad bucal del paciente.

Si el paciente es lactante y toma biberón o utiliza chupón, es de vital importancia realizar una adecuada limpieza de estos con agua caliente posterior a cada vez que utilice. De esta forma, se puede evitar ocasionar una infección en la cavidad bucal del paciente lactante.

Si el paciente está en período de lactancia y la madre nota sus pezones enrojecidos y con dolor, probablemente se ha desarrollado una infección por levaduras en los pezones y la madre y el bebé se están contagiando la infección uno a otro.

Si es ese el caso, es conveniente conversar con el médico para realizar la prescripción de una pomada antimicótica para aplicar en los pezones, y a su vez el bebé debe recibir tratamiento con una solución antimicótica.

Si el paciente lactante padece de esta infección frecuentemente, sobre todo si es mayor de nueve meses, se debe conversar con el médico, ya que esa tendencia a desarrollar la infección podría indicar que el paciente está presentando otro problema de salud.

Por favor comparte el artículo