Contagio de la Candidiasis – Factores en Riesgo

Desactivado Por Elianys Perez
Por favor comparte el artículo

La candidiasis es una infección causada por hongos. Afecta las membranas mucosas y aunque perjudica mayormente a personas con un sistema inmunológico débil, por patologías como sida, cáncer, diabetes, trasplantes e incluso embarazos, es muy probable que alguien sano también sea diagnosticado.

Puede ser superficial, pero también de mayor gravedad o sistémica y, en ocasiones, potencialmente mortal, precisamente si el paciente está inmunocomprometido.

Estos hongos (frecuentemente Candida Albicans) que atacan el organismo, comienzan primero molestando de manera leve, luego pasan a picar hasta que finalmente queman y se expanden colonizando un área.

Si deseas curar rápidamente la infección por candida albicans u otro hongo en tu cuerpo, Haz Click Aquí y conocerás el método exacto que te aseguro hará que tus malestares como ardor, picazón, flujo vaginal u otro síntoma que presentes sea cosa del pasado en muy poco tiempo.

La candidiasis es contagiosa, aunque sea más común en las mujeres, los hombres también son propensos a sufrir de candidiasis, y a continuación sabrás las diversas maneras de contraer esta infección por hongos.

¿Como se contagia la candidiasis?

contagio de la candidiasis

Indiferentemente del sexo, la forma de contagio dependerá del tipo de infección, pues hay varios tipos de cándida: cutánea, bucal, en los pezones, vaginal, vulvar, recurrente, oral, anal, en el pene, en la lengua, intestinal, eritematosa, crónica y estomacal.

Al escuchar la palabra “candidiasis” automáticamente se manifiesta la creencia errónea que señala el contagio únicamente por contacto sexual.

Sucede que personas que jamás han tenido intimidad o que llevan muchos años sin relaciones sexuales, pueden desarrollar la infección; incluso, un bebé está expuesto al contagio al nacer si la madre tiene la enfermedad.

Riesgos de contagio de la candidiasis

Se consideran factores de riesgo o contagio el contacto sexual oral – genital, la ingesta de anticonceptivos altos en estrógenos y los productos para el aseo o higiene femenina, como los desodorantes con olores.

También se añaden a la lista el uso de corticoides, los inmunosupresores y el estrés continuo.

En el caso de la candidiasis oral o bucal, no se le tilda de contagiosa. La infección produce unas lesiones blanquecinas en las paredes de las mejillas o la lengua, que causan dolor al pasar el cepillo dental por ellas.

Ataca mayormente a bebés, porque su sistema inmunológico no está totalmente formado; también a ancianos, ya que la edad y los padecimientos le restan fuerza al organismo. Como vez, no necesariamente se produce un “contagio”, sino que la afección se da por sí sola.

El hecho de aprovechar tales condiciones para repercutir en la flora de persona, hace de la levadura Candida Albicans una oportunista.

Cuando es por sexo o contacto directo

  • Una de las que sí tiene como vía de contagio el acto sexual o contacto entre personas o por objetos, es la candidiasis intestinal. De hecho, puede pasar de madre a hijo si al momento del alumbramiento la mujer está diagnosticada con la infección genital.
  • Usar ropa infectada es una de las maneras de contraer la enfermedad, por ello es necesario cuidar la higiene y hábitos de aseo de la vagina. Es recomendable limpiar de adelante hacia atrás, de manera que no arrastres gérmenes del recto hacia el genital femenino.
  • Durante la menstruación es necesario cambiar la toalla constantemente, pues la humedad es el hábitat perfecto para que el hongo actúe.
  • Los jabones, espumas y desodorantes íntimos deben evitarse, a menos que sean neutros; de lo contrario, sus químicos causarían reacciones que favorecen la candidiasis.
  • Si en la pareja alguno fue detectado con la infección, es mejor no tener relaciones hasta que culmine el tratamiento. Aunque el uso de preservativos ayudaría a no trasmitirla a la otra persona, la relación sería incómoda y dolorosa.
  • Para la combatir la candidiasis bucal, son ideales los enjuagues naturales con sal o bicarbonato y un toque de canela.
  • Es necesario controlar la ingesta de antibióticos y no automedicarse. Si eres una persona propensa a candidiasis recurrente, lo mejor es comunicarlo al especialista para que él sea quien prescriba el tratamiento más conveniente.
Por favor comparte el artículo